11 min read

Alimentación, dietas, salud y bienestar: consejos de un médico nutriólogo

Alimentación, dietas, salud y bienestar: consejos de un médico nutriólogo
El doctor Víctor Hugo López, especialista en nutrición en Sonora, México (Foto: cortesía Víctor Hugo López).

Alimentación saludable, bienestar físico, dietas posibles, suplementos nutricionales, mitos alimenticios y recomendaciones en general para saber comer y cuidar el cuerpo: la comunidad de Conecta Arizona entrevistó sobre estos temas al médico nutriólogo Víctor Hugo López, quien respondió preguntas en La Hora del Cafecito en WhatsApp 📲.

Egresado de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), el doctor López se especializó en la Universidad de California en Los Angeles (UCLA) en nutrición clínica y en bariatría, área de la medicina que se ocupa de la prevención y tratamiento de la obesidad. Radicado en Guaymas, Sonora, actualmente atiende no solo en esta ciudad sino también en la capital, Hermosillo, y en Ciudad Obregón.

“Es muy importante tener disciplina y constancia para poder perder peso. El perder peso es una meta y, como todas las metas que nos proponemos, debemos tener constancia y disciplina. Si no tenemos la constancia, la disciplina y el buen hábito de llegar a una meta, pues nunca lo vamos a lograr”, señaló López en la entrevista, moderada por Maritza L. Félix, directora y fundadora de Conecta Arizona.

Foto de Total Shape en Pexels

¿Por qué es tan difícil dejar de comer, especialmente en algunos momentos del año como después de las Fiestas de fin de año? ¿Será que el cuerpo se acostumbró a recibir comida de más?

“Por la ansiedad y la convivencia familiar”.

¿Cuánto es el promedio de peso que sube una persona normal durante las Fiestas decembrinas, por ejemplo? ¿Cuántas libras se considera fuera de control?

“7 kilos de la semana del 23 (de diciembre) al día 2 (de enero). Más de 14 libras o 7 kilos de la semana navideña es estar fuera de control”.

¿Qué opina de la ingesta de aceites esenciales para bajar de peso?

“Son buenos ya que ayudan a disminuir la grasa visceral y así bajar colesterol y triglicéridos”.

¿Cuáles, por ejemplo?

“Aceite de coco, aceite de aguacate, aceite de oliva, suplementos (cápsulas de omega 3)”.

¿Hay evidencia científica de esto?

“Sí, hay. Por eso se recomiendan”.

¿Qué hay de cierto que el agua caliente con una cucharada de bicarbonato y el jugo de medio limón en ayunas ayuda a bajar de peso?

“No hay nada de cierto. El control de peso se lleva al cabo con dieta y ejercicio. Algunas personas podrían necesitar medicamentos”.

¿La canela sí ayuda a bajar el azúcar?

“No hay nada que demuestre esto. Mientras no hay buena y sana alimentación los ‘remedios mágicos’ salen sobrando”.

¿Qué me recomienda para disminuir niveles de azúcar y colesterol?

“Una valoración médico/nutricional es lo más recomendable”.

Me refiero a qué alimentos pudiera incluir que ayude a la disminución… Ya estoy en supervisión nutricional.

“Almendras, nueces, aguacate”.

Foto de Vie Studio en Pexels

Sobre el ayuno intermitente, ¿qué hay de cierto y qué beneficios tiene?

“Hay evidencia de que sí ayuda a bajar de peso, mejorar el sistema inmune, disminuir grasa visceral. No es para todos, va a depender de la edad del paciente”.

¿Qué suplementos recomienda que tomemos?

“Los suplementos que debemos tomar dependen de la edad del paciente. Creo que mayores de 40 años podrían tomar zinc, vitamina D, omega 3, vitamina C, coenzima Q10, Complejo B. Esos como suplementos para nuestra dieta, siempre y cuando seamos mayores de 40 años, ya que entre más edad nuestros requerimientos calóricos van a disminuir, pero comemos más; entonces, si nos ponemos a dieta debemos suplementarnos. El zinc es muy importante, la vitamina D, la vitamina E para aquellos pacientes que tienen hígado graso, porque el hígado graso es muy común, muchos padecen sin saberlo aún y están delgados; es algo muy común que se encuentra en la práctica médica. La vitamina E se usa para disminuir la concentración de grasa en el hígado y así evitar un hígado graso: se sugieren dos capsulitas de 400 mil unidades internacionales después del desayuno”.

¿Cómo podemos identificar si tenemos el hígado graso? ¿Cómo podemos componerlo?

“Para identificar si tenemos hígado graso, debemos hacer primero un estudio que se llama ultrasonografía de hígado y ahí nos vamos a dar cuenta si tenemos o no hígado graso. Si hay hígado graso a través de la imagen, tenemos que hacernos estudios de laboratorio: por ejemplo, una biometría hemática, un perfil hepático completo. Ahí nos vamos a dar cuenta si tenemos un hígado graso nada más por imagen o si tenemos un hígado graso ya que nos afecta a la parte anatómica del hígado y que se pudiera volver cirrosis hepática. Muchas veces, el problema de obesidad causa hígado graso y la gente no lo sabe y al final de cuentas le causa cirrosis hepática. Esa es una cuestión que la gente se extraña porque a veces hay personas que mueren de problemas hepáticos: se asombra y dice ‘esta persona no había bebido en toda su vida y murió de problemas de hígado’, y precisamente se debe a problemas de hígado graso. Es una realidad, el hígado graso es bastante común. Aún en personas delgadas”.

Una mujer de 47 años de este grupo afirma que con frecuencia se hace análisis para ver cómo anda y todo le había salido bien, que los médicos en México le dijeron que todo se veía perfecto, pero que aquí en Estados Unidos le dijeron que estaba en obesidad. ¿Hay alguna medida standard para determinar los rangos entre obesidad y sobrepeso? ¿La edad puede ser un factor?

“La medida estándar, o la que se ha usado siempre, es el índice de masa corporal (IMC), que hasta ahorita es la medida universal. Eso es lo que se está usando: IMC es la medida internacional para saber si tenemos un peso ideal, o si hay sobrepeso u obesidad. Es decir, tu talla, lo que mides al cuadrado y entre tu peso, te va a dar el índice de masa corporal y si es mayor a 25.5 kilogramos sobre centímetro cuadrado es sobrepeso. Después de sobrepeso sigue obesidad 1, obesidad 2, obesidad 3, obesidad 4. Y también los tipos de obesidad: hay obesidad ginecoide, obesidad androide y otros tipos de obesidad referentes a la constitución física del paciente”.

¿Recomienda que todos tomemos licuados de proteína? Me lo recomendó un instructor, pero me da miedo que me engorde más.

“No es para todos. Solo para aquellas personas que son deportistas de alto rendimiento. O para aquellas que quieran bajar de peso, siempre y cuando haya una valoración del estado del riñón”.

¿Por qué recomiendan no tomar agua mientras se come?

“No hay evidencia que sugiera esto. En realidad, hay que tomar agua para que la comida que tomamos (bolo alimenticio) esté hidratada y así tengamos una mejor digestión y no tengamos estreñimiento”.

Es muy cierto y no sé si haya más detrás de esto, pero en algunos países a los hombres solo les crece la panza. ¿Será indicio de algo?

“A los hombres, entre más edad más panza (grasa visceral): vamos perdiendo músculo y ganando grasa. Por lo mismo de las mujeres: disminuyen nuestras hormonas. Si realmente quieres bajar de peso, únicamente debes tomar agua. Con agua, agua y solo agua vas a bajar de peso”.

¿Café?

“Café, claro que sí. Me refiero a dejar de tomar jugos de frutas naturales o envasados, sodas, o cualquier bebida envasada que no sea agua natural. Las bebidas que no son agua natural tienden a tener más azúcar que no imaginamos qué cantidad. Y hay personas que toman hasta 3 litros al día de la bebida negra en envase de color rojo con blanco”.

Foto de Cats Coming en Pexels

¿Qué dieta recomienda para bajar de peso y no quedar aguada? Me habían dicho que la Keto, pero me da miedo el colesterol.

“Una dieta balanceada de acuerdo a tu edad y requerimientos calóricos”.

He visto muchísima gente bajar de peso con la dieta Keto. ¿Qué tan recomendable es?

“Esta dieta en realidad se llama Atkins o cetogénica. Y bajan de peso porque pierden masa muscular y no pierden grasa. La dieta del Dr. Atkins fue hecha hace más de 50 años para los niños y personas con epilepsia. Es para jóvenes, menores de 35 años”.

¿A qué se debe el mal aliento cuando empezamos una dieta?

“El mal aliento que generamos cuando empezamos a bajar de peso es precisamente ese que se genera cuando se hace una dieta cetogénica, Keto o Atkins, que es a través de la pérdida de la masa muscular. Se refleja en nuestro aliento cuando empezamos a bajar de peso, como si fuera un aliento afrutado, avinagrado. Pero eso nos pasa a todos los que nos ponemos a dieta, con dieta Keto o sin ella. Simplemente por perder la masa muscular tenemos esa reacción química en nuestro cuerpo”.

Me dijeron que cuando nos ponemos a dieta y vamos al baño, entre más amarillo es el pipí, más grasa estamos sacando. ¿Es cierto?

“No, esto es completamente mentira. Si vas al baño y el pipí se torna muy amarillo o muy concentrado, definitivamente es la falta de agua y no es que saquemos la grasa por el pipí o por la popó. La grasa la quemamos a través de sistemas fisiológicos donde primero convertimos el azúcar que comemos en grasa abdominal si no la quemamos, o en grasa adicional o en cualquier tipo de grasa. Cuando estamos a dieta comemos menos calorías y esa grasa que tenemos guardada o acumulada se transforma metabólicamente o químicamente en azúcar, y ese azúcar entra a la célula y la quemamos a través de cuestiones químicas ya más elaboradas por el cuerpo. La grasa o las calorías se pierden a través de la respiración y no a través del pipí o popó, como todos pensamos. Si tienes un pipí amarillo o concentrado, lo que te falta es tomar más agua”.

¿Cuáles son las dietas détox (desintoxicación) veganas que recomienda? He escuchado nutriólogos que dicen que el détox es un mito. Para eso están los órganos encargados de purificar y filtrar en el cuerpo.

“Así es. No existen dietas o productos o medicamentos détox. El cuerpo desintoxica por sí solo todo lo que no necesitamos. Para eso está nuestro sistema digestivo, nuestro sistema renal, nuestro sistema hepático, nuestro sistema cardiovascular. Es importante ayudar, por ejemplo, luego de comer en exceso (como en las semanas decembrinas): limpiarlo (al cuerpo) sería más la palabra correcta que desintoxicarlo. Pudiéramos aumentar el consumo de frutas y verduras y tomar agua y así ayudar a nuestro sistema digestivo a limpiarse con la fibra de las frutas y con la humedad del agua. Más que nada creo que la palabra correcta sería limpiarlo y no desintoxicarlo, porque nuestro cuerpo tiene su sistema natural de desintoxicación”.

Y no hagan dietas veganas, les da osteoporosis.

“Sí, así es. A las dietas que son completamente de vegetales les hacen falta la proteína que necesitamos. Para que nuestro cuerpo esté completamente sano necesita proteínas y esas proteínas las obtenemos de la carne de res, de la carne de pollo, de la carne de pescado, de la carne de puerco, de las grasas vegetales como las almendras, nueces, pistaches, cacahuates. Siempre, siempre nuestro cuerpo va a necesitar proteínas, porque las proteínas forman parte de nuestro músculo, de nuestro cerebro, nuestro corazón, nuestro sistema inmunológico. Son muy importantes”.

Foto de Geraud pfeiffer en Pexels

¿Qué alimentos deberíamos descartar definitivamente de nuestra alacena o refrigerador, aunque no estemos a dieta?

“Definitivamente debemos quitar de nuestra ración todos los alimentos que sean comercializados en envase. Por ejemplo, todos los panes comercializados envasados, las bebidas envasadas. Entre más natural comas, mejor. Es decir, si vas al supermercado, entre más cosas naturales tomes más vas a comer sano y más vas a bajar de peso. Me refiero a que puedes comprar unas fresas naturales y no unas fresas congeladas o puedes ir al departamento de frutas y verduras y comprar cuatro manzanas y cinco naranjas en vez de comprar jugo de naranja o jugo de manzana, a eso me refiero. Si vas a la pescadería, no compres pescados que vengan ya envasados sino pescados que sean lo más fresco posible. Igual con las carnes y el pollo”.

Ahorita que mencionabas las nueces y almendras, dinos cantidades: soy de las personas que compran bolsas y cada vez que paso por la alacena me como un puño y en dos días se acabaron.

“Puedes comerte un número de entre 10 a 15 almendras al día o unas 4 o 5 nueces enteras. También puedes usar otro tipo de proteínas, que se llaman proteínas vegetales, como los pistaches, los cacahuates, el piñón. Pero estos deben ser naturales, no comer garrapiñadas o cacahuate japonés, porque al comer eso aumentan las calorías y se pierden los aceites esenciales que contienen esas frutas o proteínas vegetales. Así que te puedes comer 10 almendras, 5 nueces, unos 20 cacahuates de esos que pelamos, unos 20 pistaches naturales”.

¿Por qué hay doctores que dicen que los cereales y los yogurts son malos?

“Creo que esta pregunta se refiere a los cereales, ricos en calorías, como aquellos que contienen chocolate, azúcares y que son bajos en fibra. Pero de hecho los médicos y nutriólogos recomendamos cereales como la avena, el trigo. Creo que esta pregunta se refiere más a cereales como chococrispies o ricos en calorías. Y el yogurt, también, depende de los yogures, porque hay yogures que son ricos en calorías como los que ya vienen preparados con frutas y azucarados, pero si comemos un yogurt natural, blanco, nos ayuda a bajar de peso y a nuestra digestión, ya que contiene lactobasilos y eso es beneficioso para nuestra salud”.

¿Recomienda la leche de almendras o de coco?

“La leche de almendra o de coco se recomienda para aquellas personas que sean intolerantes a la lactosa o para quienes tengan el colesterol o los triglicéridos más elevados de lo normal”.

Yo suelo congelar las fresas y blueberries (arándanos) para evitar que se echen a perder y agregarlas en mi licuado de proteína. ¿Qué tan recomendable es agregarle fruta congelada?

“Si tú las compras naturales y las congelas, eso es natural. O sea, me refiero a que compren productos de supermercado, ya que vengan precisamente para congelarse. Si compras fresas o blueberries en una estancia natural, en un supermercado y que estén en el estante de las cosas naturales, y las congelas, no hay ningún problema, puedes comer”.

Foto de Trang Doan en Pexels

¿Cuáles serían los alimentos que deberíamos ingerir para fortalecer el sistema y prevenir los contagios de Covid, si es que existieran?

“El contagio de Covid no se previene por comer ciertos alimentos. Pero si te contagias haces una enfermedad no complicada si comes, desde ya y no hasta enfermarte, alimentos ricos en alicina y quercetina, así como omega 3. Además, hidrátate, toma té de manzanilla sin azúcar, té de jengibre para evitar coagulación; desayuna frutas rojas (manzana, fresas, arándanos, frambuesa) ya que contienen una sustancia llamada quercetina, que evita la inflamación; come atún, salmón y/o pollo con cebolla morada, ajo, cúrcuma, pepino, aguacate: estos alimentos son ricos en omega 3 y así evitas inflamación; cena ligeramente, una gelatina, licuado de manzana roja con agua, toma lactobacilos. Todo esto te ayudará. Y sigue el tratamiento de tu médico. Evita las tortillas, pan, galletas y dulces porque elevan la glucosa y producen una enfermedad más complicada”.

¿Qué consejos nos daría para continuar con un plan alimentario y no dejarlo de lado, especialmente los fines de semana?

“Siempre cenar antes de las 7:00 pm”.

Si ceno a las 7:00 a las 10:00 ya tengo hambre otra vez.

“Después de las 7:00 pm no debemos tomar alimentos. Nuestro cuerpo se está preparando para descansar”.

¿Entonces debemos dormirnos muy temprano?

“Al despertar, nuestro cuerpo (sistema) se prepara para estar en vigilia (estudiar/trabajar/hacer ejercicio), aumenta la frecuencia cardiaca, la presión arterial, la frecuencia respiratoria, los niveles de azúcar en sangre. Cuando cae el sol, empieza la oscuridad y nuestro cerebro secreta melatonina, que es para dormir y desinflamar. A las 7:00 pm se inicia el ciclo de sueño, y nuestro cuerpo no necesita más calorías”.